miércoles, 20 de julio de 2016

Balbuceos...

...o El día en que un cronopio se instaló en mi lengua.


¡Desahucio!